Patrizia Cattaneo


Ir al Contenido

La santa de la familia

Santos y devociones

LA SANTA DE LA FAMILIA


Gianna Beretta Molla (1922-1962)


Gianna Beretta nació en Magenta (provincia de Milán) el día 4 de octubre de 1922. Desde su infancia recibe de sus padres una educación cristiana.
Durante los años de Liceo y de Universidad traduce su fe en fruto generoso de apostolado, dedicándose a los jóvenes y al servicio caritativo con los ancianos y necesitados. Habiendo obtenido el título de Doctor en Medicina y Cirugía en 1949 en la Universidad de Pavía, abre en 1950 un ambulatorio de consulta en Mésero, municipio vecino a Magenta.

En 1952 se especializa en Pediatría en la Universidad de Milán. En la práctica de la medicina, presta una atención particular a las madres, a los niños, a los ancianos y a los pobres.
Se dedica también a sus deportes favoritos, el esquí y el alpinismo, recreándose ante el encanto de la creación.

Reza y pide oraciones, para conocer la voluntad de Dios y llega a la conclusión de que Dios la llama al matrimonio. Conoce al ingeniero Pietro Molla y el día 24 de septiembre de 1955, Gianna y Pietro contraen matrimonio. En 1956, Gianna da a luz a su primer hijo, Pierluigi. En 1957 a Mariolina y en 1959 a Laura. La mujer armoniza los deberes de madre, de esposa, de médico.

En septiembre de 1961, al cumplirse el segundo mes de embarazo, es presa del sufrimiento. El diagnóstico: un tumor en el útero. Se hace necesaria una intervención quirúrgica. Gianna suplica al cirujano que salve la vida que lleva en su seno, y se confía a la Providencia. Se somete a la operación y el tumor le es extraído sin dañar la vida de la criatura. Llena de confianza en Dios Gianna prosigue su embarazo. Algunos días antes del parto, está dispuesta a dar su vida para salvar la de la criatura: «Si hay que decidir entre mi vida y la del niño, no dudéis; elegid -lo exijo- la suya. Salvadlo».

Gianna pedía a Dios por la salvación suya y de su hijo. Sufrió mucho ante este grave dilema. Amaba profundamente la vida, pero sabía que el hijo que tenìa en el vientre tenía los mismos derechos a vivir que los demás hijos, o más porque éste tenía una absoluta necesidad de su madre.

La mañana del 21 de abril de 1962 da a luz a Gianna Emanuela. El día 28 de abril, entre indecibles dolores y repitiendo la jaculatoria «Jesús, te amo; Jesús, te amo», murió a consecuencia de las complicaciones. Tenía 39 años.

Pasaron dieciséis años desde la muerte de Gianna, cuando el Arzobispo de Milán pidió la introducción del proceso de beatificación de esta mujer que fue declarada <ejemplo de gran actualidad en este mundo nuestro, donde el derecho a la vida se desconoce y se niega>. Gianna nos regala una lección actual de respetar el derecho a nacer.

Pablo VI definió Gianna: «una joven madre de la diócesis de Milán que, por dar la vida a su hija, sacrificaba, con meditada inmolación, la propia».
Fue canonizada por Juan Pablo II el 16 de mayo de 2004 y hoy es la patrona de las mujeres embarazadas y de los movimientos pro vida.
La Santa reposa en el cementerio de Mésero, a 4 kilómetros de Magenta.

Home Page | Carismáticos y exorcistas | Santos y devociones | Informacion | Links | Mapa del Sitio


Regresar al contenido | Regresar al menú principal